lunes, junio 03, 2013

De Sudáfrica a EE.UU: el mundo se fija en las cuentas de Torrelodones

 Medios de comunicación de Sudáfrica, Brasil, Holanda y Estados Unidos se han hecho eco de las buenas prácticas del Ayuntamiento de la localidad madrileña de Torrelodones, que en plena crisis ha logrado un superávit de 5 millones de euros con un equipo de gobierno sin políticos que asegura que uno de sus secretos es gestionar de forma eficiente.


Madrid, 1 jun (EFE).- Medios de comunicación de Sudáfrica, Brasil, Holanda y Estados Unidos se han hecho eco de las buenas prácticas del Ayuntamiento de la localidad madrileña de Torrelodones, que en plena crisis ha logrado un superávit de 5 millones de euros con un equipo de gobierno sin políticos que asegura que uno de sus secretos es gestionar de forma eficiente.

Licenciado en Filología Inglesa, el primer teniente de alcalde de Torrelodones, Gonzalo Santamaría, no pensaba ser político y menos aún que el partido al que pertenece, 'Vecinos por Torrelodones', fuera a despertar la atención tanto de medios nacionales como internacionales hasta el punto de aparecer recientemente en las páginas de periódicos tan prestigiosos como el Wall Street Journal.
Junto con la alcaldesa, Elena Biurrun, es él quien se encarga de atender a los periodistas para explicar cómo en dos años al frente del consistorio han logrado ajustar las cuentas y pasar de heredar un déficit de 497.372 euros de 2010 a conseguir un superávit de cinco millones a finales de 2011.
Para 2013, han partido de un superávit presupuestario inicial de más de 78.000 euros y, aunque saben que otros Ayuntamientos españoles han logrado que los ingresos superen los gastos, se jactan de que en su caso no han tenido que subir los impuestos ni despedir personal, sino que les ha bastado con bajar los niveles de deuda, reducir los gastos y aumentar la inversión.
"La gente se ha dado cuenta de que es posible autogestionarse", comenta el teniente de alcalde en una entrevista con Efe, al tiempo que afirma que para gobernar sólo es necesario "un mínimo de preparación e inteligencia".
Aún así, reconoce que el funcionamiento de la Administración pública puede traer algún quebradero de cabeza porque "a veces se complica demasiado" y su ritmo es "lento".
Por eso, una de las primeras medidas que tomaron nada más encargarse del Ayuntamiento de Torrelodones, un municipio de 23.000 habitantes situado a 31 kilómetros al noroeste de Madrid, fue tratar de agilizar el trabajo, para lo que sustituyeron las notas internas de papel que se enviaban los miembros del equipo anterior para mantenerse informados por correos electrónicos.
Asimismo, se encargaron se examinar los contratos de los proveedores y se dieron cuenta de que los gastos de determinados bienes y servicios que se prestaban al Ayuntamiento estaban por encima del precio del mercado, con una diferencia que en ocasiones llegaba al 40 por ciento.
"Hemos negociado los precios de todo", explica el concejal de Hacienda, Luis Collado, que compatibiliza su tarea a tiempo parcial en el Ayuntamiento con su trabajo como profesor en la Facultad de Ciencias Económicas de la Autónoma.
También se han reducido los sueldos y han prescindido de gastos que, aunque "anecdóticos", consideran que eran "reprochables", como la limpieza de una alfombra instalada en la escalera principal del Ayuntamiento que costaba 300 euros al mes, o el alquiler de un coche del alcalde, que ascendía a más de 1.000 euros mensuales.
Aunque lo más sorprendente de Torrelodones es el estado de las cuentas, desde el Ayuntamiento consideran que uno de sus logros es la "cercanía" con los vecinos, con los que charlan por la calle y a los que informan en directo de lo que sucede en los plenos a través de Internet y de la radio municipal.
"Queremos que la gente nos controle, que nos diga lo que piensa", asegura Gonzalo, y parece que lo están consiguiendo, a juzgar por las opiniones de algunos de los vecinos del pueblo, que confiesan estar "satisfechos" con el cambio de gobierno en el Ayuntamiento.
Muchos de los integrantes de 'Vecinos por Torrelodones' pertenecían en sus orígenes a una asociación medioambiental que, al ver cómo les "ninguneaban" en el Ayuntamiento, se lanzaron a crear un partido propio y a presentarse a las elecciones de 2007 para poder hacer preguntas al alcalde y tener acceso a los documentos.
Tras cuatro años "de mucho trabajo" en la oposición, con un gobierno de mayoría del PP, en las elecciones de 2011 consiguieron pasar de 4 a 9 concejales de un total de 21 y hacerse con la alcaldía gracias a los votos del PSOE y del grupo independiente Actúa, aunque afirman que la formación es "un partido de gestión" sin ideología y al que sólo le mueve el "afán de servicio".
Entre el equipo de gobierno también hay una psicóloga, un historiador, un geógrafo, una traductora y dos licenciados en Derecho y una experta en informática pero ningún político, aunque Gonzalo cree que sus "capacidades" además del "cariño" y la "confianza" que les une (algunos se conocen "desde hace años") facilita el trabajo.
"Somos una panda de pringados", bromea Gonzalo, quien a pesar de reconocer que en ocasiones es "muy duro" gobernar por el "estrés" y la "responsabilidad" que conlleva, anima a que los ciudadanos se lancen a meterse en política para hacer que experiencias como ésta "se vayan consolidando".
"Se puede hacer, es posible", concluye.
Por Sol Carreras

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada